sábado, 16 de junio de 2018

El estro de los locos





            MENOS ES MÁS: CUANDO LA POESÍA ES UN RELÁMPAGO QUE DESLUMBRA

El estro de los locos
Nicolás Corraliza Tejera
Ravenswood Books Editorial, 2018.

          Es evidente que Nicolás Corraliza es dueño de una voz poética. Lo que, en estos tiempos, en que hay muchos poetas mudos, es una suerte. Una voz y un estilo y como ocurre con los estilos, con las personalidades poéticas, con el material que el poeta usa, gustan a unos, dejan indiferentes a otros y al resto les llevan por la calle de la amargura. Lo que yo creo es una suerte porque se reconoce al poeta.
          Leyendo la obra de Corraliza, y en especial El estro de los locos,  admiramos la cualidad en que uno insiste cuando los jóvenes poetas piden consejo al viejo profesor. Ya se sabe que ser joven significa dejarse morder por las palabras, así que el consejo es: menos es más.” 
          No olvidemos que la brevedad bien entendida en un arte. Como dice Polonio: Brevity is the soul of wit. Echemos una mirada a la poesía japonesa, a la poesía Zen, a nuestras jarchas. En poesía cada palabra es un tesoro del que el poeta debe sacar su más hondo significado, una piedra preciosa que el poeta tiene que moldear, hay que llegar hasta el hueso de la palabra. Un poeta que trabaja la poesía breve es mitad orfebre mitad carnicero.  Es en esa brevedad donde el poeta desnuda al poema, nos lo presenta en carne viva, y en ocasiones nos da hasta miedo de tocarlo. No lo toquéis ya más que así es el poema.

MENGUA LA LUZ

en el desierto de las certezas.
Se extinguen las palabras en su eco.

          Es por esa brevedad minimalistas (valga el oxímoron) que en ocasiones algunos poemas se balancean entre el aforismo, la metáfora continua, y un toque oscuro de antigua filosofía. Por otro lado son chispazos que, de momento, dejan al lector deslumbrado y, en muy pocas ocasiones, apenas si  un esbozo de poema, como si el poeta fuera un avaro con las palabras y nos dejara con ganas de más. Porque en un poema, como dijo Louise Brooks, Writing is 1 percent inspiration, and 99 percent elimination. Un poco de inspiración y un mucho de poda.
          Hay que destacar la importancia que los títulos juegan en la intencionalidad y entendimiento del poema. El título alejado del poema a veces sirve de introducción pero a veces parece estar demasiado alejado de la idea central del poema. Aquí un ejemplo:

CUESTA

digerir esta papilla
 de dientes
y alambradas.
Los hombres cercados nos miran rotos.

          Resumiendo, en El estro de los locos el poeta demuestra que tiene una voz poética y también un estilo. Y de la misma manera que a un pintor o a un cantante de ópera, a un verdadero artista  con “estilo” se le reconoce de inmediato así reconocemos la manera de decir y ser del poeta. Y en este reconocimiento radica el milagro de poder crear un mundo con pocas palabras.

          Uno diría que en el universo poético de Nicolás Corraliza hay poemas que son un chispazo, un relámpago, poemas que deslumbran, que te hacen dudar. Otros, los en apariencia fríos, lo que parecen hechos con hielo, se salvan porque están arropados por el fuego purificador de la poesía.

EL GRIS

Llegó el invierno.
Esta tarde lo he visto colgado
sobre el esqueleto de los árboles
sembrando una semilla en la tristeza

          Un libro de un poeta joven que escribe en el siglo XXI y se apoya en la cultura y en la subcultura, en los fracasados y en la melancolía, en esa bilis negra que nos lleva a la tristeza, en la política y en la sociedad, en bandas y conjuntos musicales. En ocasiones algunas de estas fuentes “materializan” el poema y lo convierten en una proclama combativa llevando la poesía al alcance de la inmensa minoría.

ESCARMIENTO

Ha madrugado
las guerras en las factorías del mundo.
La tempestad se desata implacable.

          El estro de los locos (un título un tanto enigmático) ha sido editado con cariño y sobriedad por el editor Antonio Cruz en Ravenswood Books Editorial.