sábado, 31 de marzo de 2018

Procesiones




                         Pasa el cortejo. Un niño es centinela
                         y aunque no lo comprende todavía
                         el tiempo le dirá que es la poesía
                         lo que le angustia y a la vez le encela.

                        Ve de los toldos la ondulante vela,
                        el tomillo vibrante de alegría,
                        la luz le llena de melancolía
                        y Dios es una llama que le hiela.

                       Es Toledo su muerte y es su clave,
                       norte, final, encrucijada y centro,
                       misa de doce, padrenuestro y llave.

                      Vuelve mayor y salen a su encuentro.
                      Le pesan los recuerdos, pero sabe
                      que hay otra procesión que va por dentro.