viernes, 19 de enero de 2018

De postre, manzana




                                                EL PARAISO DE SANDRA SÁNCHEZ       



Una manzana en la nevera
Sandra Sánchez
Piediciones, 2017.

        Partiendo del paraíso poético y teniendo como tentación una manzana en la nevera, con el libro de Sandra Sánchez bajamos al infierno para volver, no sabemos si condenados o llenos de gracia, a la tierra donde nos espera el amor y el desamor, la tristeza, la pérdida de la inocencia, el fuego y también la esperanza.

                                          Me pediste besos
                                          hasta que te quemaran mis labios.
                                          Te di versos
                                          hasta que me abrasó la lengua.

Una manzana en la nevera, editado por Piediciones con un prólogo de Pablo Malmierca, es un primer libro donde predominan los poemas breves, incisivos y punzantes, apuntes que dejan ideas sueltas para que el lector las recoja y las responda. Como en este poema, “Apéndice a la rima XXI”, que conecta con una poesía romántica, fundamentalmente “femenina”, pero con un guiño semántico y de género. 

                                                    Un día,
                                                    dejaste de clavar
                                                    tu pupila en mi pupila azul;
                                                    y eso
                                                    también fue Poesía

Uno que cree que un poema debe ser un mundo en donde ideas como la belleza, el dolor, el amor, la vida y la muerte sean argumento y base, escoge los poemas más extensos en donde se observa ese mundo que a su vez deja ver el de la poeta, un pequeño cosmos donde la razón y el corazón, el ritmo y la musicalidad, el mundo metafórico, dan al libro un estilo y una voz de mujer que, en este caso, está tentando al lector con la manzana de la poesía. Como por ejemplo en “Tentaciones” (que hubiera sido un buen título para el libro) que es uno de mis preferidos:



Un libro que desprende frescura, que parece esar escrito en "minúscula", sin embargo está salpicado de cotidianidad y  algunos poemas van envueltos en la piel de la palabra diaria. Un libro que juega al enigma del pronombre y transciende un misterioso perfume a paraiso prohibido. Un ejercicio de sinceridad, de dejar la carne en el asador de la poesía. Un libro que es ágil y es atrevido y, a la vez está tocado de una suave melancolía y timidez.  

De postre, también para horas de desvelo, para tiempo de snacks, al natural, acaramelada, a mordiscos, pelada o en rodajas la poesía de Sandra Sánchez les dejará un buen sabor de boca y les alimentará el corazón.