viernes, 14 de abril de 2017

El encaje que le sobra a la tristeza

        



          Como si el aire se hubiera decidido a hacerse lluvia o como si a ángeles desterrados les hubieran desplumado o como si nevara el encaje que le sobra a la tristeza.
        Velo para una misa atea, blonda agujerada para una liturgia protestante, tela metálica para la trampa de la noche.

          Un cerezo narciso que se mira en el agua del estanque donde ha de morir en madrugada