sábado, 4 de febrero de 2017

Túneles de la ruleta rusa


Un fotógrafo en Grand Central busca la salida a la luz, después de una larga noche en los túneles de la ruleta rusa. En las entrañas de las catacumbas el fotógrafo perdido se encuentra con un cuerpo yacente. Tendida estatua de un retablo profano, mendigo medieval, línea de carne renacentista, renglón de soledad en la página en blanco de la noche. Es de mármol su ropa como lo es el pedestal resquebrajado que lo sostiene, la sombra que le cuelga chorreando en la cuerda floja del alba es de piedra caliza. Horizontalidad desterrada, novicio impío en el primer oficio de tinieblas, los sentidos tapados con una mitra negra, la lengua descosida, el corazón despierto. Escondido del frío y de los perros de la aurora el indigente espera a que se abran las puertas de la mañana.