lunes, 21 de noviembre de 2016

A tu lado. Felicidades. 112216


        VIVIR, AMAR, MORIR

Escuchar el instante que precede
al silencio antes de ser palabra,
percibir el latido de una nota
antes de ser sonido,
saber cuando la sombra sobrepasa la línea
que separa esa tierra de nadie
donde vive la luz: milímetro de noche.

Oír que mi silencio es tu palabra,
que tu sombra es mi luz
y es el amor la clave:
el último vocablo,
el primer resplandor,
el latido más negro.

Saber de ti antes de conocerte,
percibir tu silbido,
oler el peso de tu aliento
y ver cómo el silencio de tu voracidad
me llama por mi nombre
y me convierte en polvo.


domingo, 20 de noviembre de 2016

El camino no tomado.



Me recuerda el tunel del tiempo de Facebook que hace años "subí" este poema al muro.  He dicho varias veces que es uno de mis poemas favoritos por muchas razones. Hoy, 20 de noviembre, lo traigo de nuevo cuando parece que algún camino se cierra y encuentra uno más conflictos morales que el dificil arte de caminar.



EL CAMINO NO TOMADO
        Robert Frost.

Dos caminos se separaban en un bosque amarillo
 y sintiendo no poder tomar ambos
 y ser un solo viajero, me detuve por mucho tiempo
 y escudriñé uno de ellos todo lo que pude
 hasta allí donde se doblaba en la maleza.

Entonces tomé el otro, que parecía igual,
 y teniendo quizás el mejor reclamo,
 porque era herboso y necesitaba ser pisado,
 aunque precisamente por eso, el caminar allí
 los había desgastado a ambos casi lo mismo,

 y esa mañana los dos yacían iguales
 en hojas que huella alguna había ennegrecido.
 Oh, yo dejé el primero para otro día!
 y aun sabiendo cómo un camino conduce a otro,
 dudé si regresaría alguna vez.

Volveré a decir esto con un suspiro
en alguna parte siglos y siglos después de hoy:
Dos caminos se separaban en un bosque, y yo
yo tomé el menos transitado
y esto hizo toda la diferencia.



The Road Not Taken

TWO roads diverged in a yellow wood,    
And sorry I could not travel both    
And be one traveler, long I stood    
And looked down one as far as I could    
To where it bent in the undergrowth;            

Then took the other, as just as fair,    
And having perhaps the better claim,    
Because it was grassy and wanted wear;    
Though as for that the passing there    
Had worn them really about the same,            

And both that morning equally lay    
In leaves no step had trodden black.    
Oh, I kept the first for another day!    
Yet knowing how way leads on to way,    
I doubted if I should ever come back.            

I shall be telling this with a sigh    
Somewhere ages and ages hence:    
Two roads diverged in a wood, and I—    
I took the one less traveled by,    
And that has made all the difference.