sábado, 13 de febrero de 2016

Un libro para llevar debajo del alma toda la vida


Bolso de niebla: cuando la ropa se encoge de hombros para 
                                   evitar empaparse.

               
María Rosa Serdio
Ilustrado por Julio Antonio Blasco,  
Pintar-Pintar Editorial. 2015.

Este libro es mucho más que un bolso de niebla. Es un libro donde la poesía es la protagonista, la señora de la casa, donde la luz tiene puesta la mesa. Una casa que tiene una puerta “para que alguien la abra” y entre con la mirada iluminada. Bolso de niebla es un libro lleno de sol, de color, de alegría. Es un museo colmado de imágenes primorosas, brillantes, luminosas, que acompañan a los textos como si fueran hermanas, como si se conocieran de toda la vida. Ilustraciones que enmarcan poemas llenos de ritmo, de imágenes plásticas, de metáforas comestibles, de rimas contagiosas.




Canta ya en el patio.
Se le ha puesto la piel
de gallina y luz concéntrica.
Las cuerdas del tendedero
giran ligeras.
La ropa se encoge de hombros
para evitar empaparse…
Mi vecina mira una nube sonriente
y la tarde estrena luz
recién lavada.
Así, como si nada.



En este bolso, que más que bolso es un mundo con vida propia, viven y se dan la mano y se abrazan un poeta en las nubes, tesoros que llevamos en los bolsillos cuando somos niños, un corazón de caramelo, de una bruja sin escoba pero con móvil y portátil y con un bolso con “un arcoíris, un par de estrellas… y una receta de amor…”,  mariposas, estaciones y puntos cardinales, geografía, ortografía y poesía. Y de amor. Un libro lleno de ingenio, antiguo y moderno, didáctico, educativo, fundamental en la escuelas y en las casas donde haya niños y mayores. Porque este libro no es solo para la gente menuda es también para los que creemos que estamos de vuelta de la vida y lo sabemos todos. En este libro se puede y se debe leer entre líneas y sorprenderse de la inspiración, la agudeza y la inteligencia de la escritora María Rosa Serdio y del ímpetu, el brío y el talento del ilustrador Julio Antonio Blasco. Como muestra de “leer entre verso” aquí copio “Tesoros de bolsillo” uno de mis poemas preferidos en el que uno puede sentir el perfume de la canela y de la menta, saborear la sonrisa del anís y el amargor de la almendra, escuchar el sonido de las dos canicas y de la perla, y sobre todo, llevar en la cartera del corazón “un verso para la memoria”:



Dos canicas y una perla,
una margarita doble,
un trocito de canela,
un caramelo de anís,
un palillo y almendra,
una hebra de hilo verde,
dos gomitas de pulsera,
un verso para la memoria…
¡Y un par de ramas de menta
para que huelan las manos
a dulce magia…
en la escuela!




María Rosa Serdio ha escrito un libro “para todos / los que cantan desde lejos”, para los amantes de la belleza y de la poesía. Un libro para llevar debajo del brazo del alma toda la vida.