jueves, 4 de agosto de 2016

La intolerable camisa de llamas




 





040816.-En el concierto de Mostly Mozart de anoche figuraba la Sinfonía 59, de Haydn, que tiene de sobrenombre “Fuego” y lo completaban el Concierto para piano  25 y la Sinfonía 40, ambos de Mozart. En el programa de mano, junto al comentario del crítico sobre la sinfonía, venían dos de las más conocidas y citadas estrofas de “Little Gidding” de los Cuatro cuarteros de Eliot. Me acompañaron durante la ejecución de la sinfonía y de vuelta a casa, IPhone en ristre, comencé a traducirlas. Recordaba de lecturas anteriores uno de los versos, que a mí, aparte de parecerme uno de los más sólidos y consistentes de la poesía en inglés, es una de las mejores definiciones del concepto Amor. (Sin saber por qué o tal vez sabiendo me acordé de Lope de Vega en particular y de los poetas del Siglo de oro en general). Las estrofas tienen, sobre todo, un ambiente litúrgico, simbolista y bíblico. El descenso de la paloma y la presencia del fuego tienen connotaciones de Pentecostés: Purgación y purificación.
          Hoguera aparte, me acaban de comunicar la muerte de un compañero de colegio y amigo que cayó fulminado cuando volvía de la boda, celebrada en un país lejano, de su único hijo. Mañana le devuelven a Toledo, ya hoguera su recuerdo, brasa su memoria de aquellos tiempos felices del bachillerato. Le llevan a ser fuego para la llama oscura de la soledad, para la sombra más tenebrosa y lóbrega donde él nació y en donde él quería estar para siempre, junto a los suyos. Sólo vivimos, sólo suspiramos / consumidos por el fuego o bien por el fuego”. Millones de respiraciones y un último suspiro: un sablazo de acero roñoso en el corazón del amigo.


La paloma descendiendo rompe el aire 
Con una llama de terror incandescente
Cuyas lenguas proclaman
La sola liberación del pecado y el error.
La única esperanza, o por el contrario desesperación,
Descansa en la elección de pira o pira
Para ser redimidos del fuego por el fuego.

¿Quién, pues, concibió el tormento? El amor.
Amor es el nombre desconocido
Detrás de las manos que tejieron
La intolerable camisa de llamas
Que ningún poder humano puede eliminar.
Sólo vivimos, sólo suspiramos 
Consumidos por el fuego o bien por el fuego. 


The dove descending breaks the air
With flame of incandescent terror
Of which the tongues declare
The one discharge from sin and error.
The only hope, or else despair
Lies in the choice of pyre or pyre-
To be redeemed from fire by fire.

Who then devised the torment? Love.
Love is the unfamiliar Name
Behind the hands that wove
The intolerable shirt of flame
Which human power cannot remove.
We only live, only suspire
Consumed by either fire or fire.

PS.- No acostumbro a adelantar las "entradas" del Diario. Bastante hay con el libro una vez publicado. En esta ocasión lo hago, (con derecho a modificación en el futuro) para dejar constancia de mi pena por la trágica muerte de este compañero de colegio que tan bien se lo pasaba y con tanta inteligencia leia los Diarios. Han perdido un lector de primera y yo he perdido un amigo de alma.