sábado, 11 de julio de 2015

Cuando muere un poeta: James Tate.



        




Ha muerto James Tate que ganó el  Pulitzer en 1992 por “Selected Poems”. Ashbery, Dana Gioia y otros escritores y críticos lo consideraban como uno de los poetas vivos más importantes. Era un poeta prolífico, con un alto sentido del humor y con una mirada surrealista. Ashbery, quien admiraba profundamente a Tate, dijo: “is the poet of possibilities, of morph, of surprising consequences, lovely or disastrous.” (Es el poeta de las posibilidades, de la mutación, de sorprendentes consecuencias, bellas  o desastrosas) A uno nunca le llegó a interesar parte de su poesía y se inclinó más por el último adjetivo con que Ashbery, otro poeta que tampoco le interesa mucho a uno, le definió. Había traducido algunos poemas suyos para la antología Lengua de madera, que a última hora no incluí. Aquí va uno de ellos. 



Enseñándole a un simio a escribir poemas

No tuvieron demasiado problema
ensenando al simio a escribir poemas:
primero lo ataron con una correa a la silla,
luego le ataron el lápiz alrededor de la mano
(la hoja de papel ya había sido clavada).
Entonces el doctor Bluespire se inclinó sobre su hombro
y le bisbiseo al oído:
“Pareces un dios sentado ahí.
¿Por qué no intentas escribir algo?”



Teaching the ape to write a poems

They didn't have much trouble
teaching the ape to write poems:
first they strapped him into the chair,
then tied the pencil around his hand
(the paper had already been nailed down).
Then Dr. Bluespire leaned over his shoulder
and whispered into his ear:
'You look like a god sitting there.
Why don't you try writing something?'



miércoles, 8 de julio de 2015

Por el humo se sabe dónde está el fuego. (1)



                                 



           De tus mensajes
           temo más los silencios
           que las palabras.
   
                   Marcos Matacana Martín




                                         Por el humo se sabe dónde está el fuego. (1)
         “Cuadernos de humo” saca pecho. De ser un hilo débil y frágil comienza a ser una fumata negra, eso sí. Pronto saldrá una espléndida colección de haikus que viene con sorpresa. En otoño publicaremos un texto de un autor que enriquece la colección. Y para primavera queremos publicar una antología de poemas breves de poetas amigos y, si llegara el caso, de enemigos. Cada poema llevará una ilustración hecha a la (des)medida del poema.

        Comenzamos hoy con un haiku inédito de Marcos Matacana Martín, una rareza dentro de la producción del poeta que tira al monte de lo espacioso y de lo grande, ande o no ande. Lo bueno es que sus poemas no solo andan, sino que también vuelan.