sábado, 16 de mayo de 2015

Nana para dormir a un muerto

El jueves se murió a los 62 años de un cancer el poeta Franz Wright, Premio Pulitzer en 2004 por su libro “Walking to Martha’s Vineyard". Como sabemos el mejor homenaje que se puede hacer a un poeta, vivo o muerto, es leer su obra. Ofrezco uno de sus poemas, de apariencia fácil y ligero, pero que a mi, cuando lo lei, me levantó, no la piel de la rodilla, sino la piel del alma.

        





Nana para uno mismo

Piensa en una oveja
tejiendo un jersey;
piensa en tu vida
que mejora y mejora.

Piensa en tu gato
durmiendo en un árbol;
piensa en aquel lugar
donde una vez te raspaste la rodilla.

Piensa en un pájaro
posado en tu mano.
Intenta recordar
el salmo veintiuno.

Piensa en un gran caballo rosado
galopando hacia el sur;
piensa en una mosca,
y cierra tu boca.

Si tienes sed, entonces
bebe de tu vaso.
Los pájaros seguirán cantando
hasta que se despierten




Auto-Lullaby
 
Think of   a sheep
knitting a sweater;
think of   your life
getting better and better.

Think of   your cat
asleep in a tree;
think of   that spot
where you once skinned your knee.

Think of   a bird
that stands in your palm.
Try to remember
the Twenty-first Psalm.
 
Think of   a big pink horse
galloping south;
think of   a fly, and
close your mouth.

If   you feel thirsty, then
drink from your cup.
The birds will keep singing
until they wake up.

                      Franz Wright