sábado, 7 de marzo de 2015

El fruto de mi voz.






       Gracias a mi amigo Antonio Gómez Yebra envíos como este hace que el invierno se calme, que el sol desempolve de nieve las ramas de los árboles y que mi invernado corazón sienta la llegada de la primavera, aunque la escarcha dificulte el camino. Un libro triplemente valioso: la poesía de María Victoria Atencia y la dedicatoria. Con un espléndido ensayo de González Iglesias El fruto de mi voz recoge la obra de MVA y celebra el XXIII Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana. 


 AL SUR

Al sur de algún país está mi casa
con disco de Bob Dylan y Purcell, y facturas,
y pudin de Yorskire, y libros esperándome
y voces que se cruzan por las habitaciones.
Pero la fría sangre del jazmín me atraviesa
cuando la tarde cae, y escribo, como ahora.
o callo en la terraza por los míos ausentes.
Un gran perro acosado ladra en el ascensor.

miércoles, 4 de marzo de 2015

Abecedario de Picasso






 
        El poeta y profesor Antonio A. Gómez Yebra acaba de publicar un libro de poemas patrocinado por Unicaja Fundación y titulado Abecedario de Picasso con ilustraciones a cargo de Estrella Fáges. Aunque es un libro para niños y jóvenes, es también un libro para mayores en el que aparece el pintor en una biografia preliminar, Pablo Picasso, malagueño universal, donde se repasan los hitos más importantes en la vida y obra del malagueño. Cada poema, de la A a la Z, poetiza parte de la misma vida y obra de Pablo Picasso: los Amigos de Picasso, el Cubismo, la Época azul, el Guernica, de Málaga a Coruña, els Quatre gats, Toros y toreros... La mirada profunda e inteligente de la ilustradora alegra, ilumina y da vida y entendimiendo a los poemas. Un libro que no debería faltar en ninguna escuela y colegio y que yo recomiendo a mis amigos maestros, profesores y padres.
      A manera de guia, al comienzo del libro encontramos esta ingeniosa aliteración: Pablo Picasso primero pintó preciosas palomas para provincianas pobres, pero posteriormente produjo perfectas piezas pictóricas para pudientes personajes parisinos porque pudo posicionarse plásticamente. 




lunes, 2 de marzo de 2015

Mudanza







 


MUDANZA

En Perugia un extraño le invitó
a bajar al pozo de la noche
volviendo a la pensión con los labios amargos
y un olor en el cuerpo como una sacudida.
De regreso a su casa se fue a otra ciudad a vivir en tinieblas,
aprendiendo el dolor que provocaba
un corte de navaja con el filo oxidado.
Hundido en barrizales amanecía envuelto
en sábanas de azufre. Hasta el mar se alejaba
al verle que venía a robarle la sal para curar sus llagas.
Supo de cuerpos señalados con la inicial temida,
de domingos mezclado con familias echando de comer a las palomas,
de la ropa lavada por su madre con olor a lavanda.
Al salir de la mina, después de haber bajado a los infiernos,
una espada de luz le deslumbraba. Completamente ciego,
perseguido por la jauría del pecado y del infierno de su infancia,
llegaba condenado a su casa vacía.
La soledad, como un perro rabioso, le mordía el corazón.