viernes, 13 de febrero de 2015

Sentidos.


     
     
                 

  
          Sentidos

Muchos años después,
aunque ciegos de gozo,
se seguían mirando
igual que el primer día.
El tacto precintado,
la lengua consumida
secándose de ruido 
y el perfume de un cuerpo
recordando cuando los dos veían.

¿Cuánto tiempo les queda
de tropezar en sombras del pasado?  
¿Cuándo la luz que les libere  
del peso de otros rostros?
Cada día celebran la ceguera
de la misma manera
que celebran sus cuerpos. 
Cuerpos que están midiendo
con su peso de tierra
una brecha en la luz. 

domingo, 8 de febrero de 2015

La gruta y la luz














                           LA ANGUSTIA DE ELEGIR EN LA ESCRITURA.

    The poem of the mind in the act of finding
    What will suffice. 
             “Of Modern Poetry”, Wallace Stevens

          En la poesía de Francisco Ruiz Noguera se encuentra siempre lo que es preciso. Lo necesario.  De entrada: en La gruta y la luz hay una fuerza en la que predomina el equilibrio, una sensación de fría estética y un latido de fuego helado.
 El libro, XVI Premio de Poesía Generación del 27, está organizado en cuatro “actos”: Interiores, La mirada del paseante, (se advierte el recuerdo y homenaje a Cernuda y Ocnos), Celebraciones (la mayoría de los poemas son “exteriores”) y Nuevo límite que incluye un solo poema ¿dedicado? a W. Al final del libro hay una justificación o asidero que es toda una poética pictórica-plástica que va, entre otros, desde Kemp a Lynch, de Velázquez a Goya pasando por Basquiat, Bacon y Botero.
 El título del libro es una contradictio in terminis, un oxímoron, o tal vez una paradoja, como pudiera parecer la poesía de FRN: sombra y luz, boca de lobo y lengua de cordero, hondura y altura, Aristóteles y Góngora, un claro misterio que nos oscurece. Una cita de Góngora que ayuda a entrar en la gruta: “A batalla de amor campos de pluma” –que repite en Campo de plumas (1984) y en Otros exilios (2010) en donde hay una sección que da título al libro con ocho poemas neoyorquinos con los que uno se ha sentido identificado ya que vive “en cierto modo de estos exilios”.
          De la poesía de FRN uno destacaría la coherencia en la línea argumental, una estética de altos vuelos, la celebración de la hermosura, la mirada penetrante, a veces como un afilado bisturí un poco oxidado y a veces chorreando luz, mirada observadora, retina de imagen fotográfica, acabado con pincelada hiperrealista.
 Uno admira la disposición de los nobles elementos poéticos, la calidad de los materiales que el poeta emplea para construir el alto edificio del poema: en el comienzo, un deslumbramiento racional, en el cuerpo del poema una oscuridad emocional y en la conclusión un final glorioso y, a veces, inquietante e inquisitivo.
          Se podría asociar a FNR con un poeta “puro”, un poco torre de marfil, coto cerrado, campo de plumas, poeta profesor dentro de una gruta, y razonar la asociación con algunos poemas  de este libro de corte culturalista y minoritario, solo para lectores iniciados. Pero se equivoca uno. La mayoría tiene también una lectura cercana y “popular” que es lo que hace que este libro tenga varias lecturas.  Veamos, por ejemplo, “Carnavalia” o “Lindsay Kemp levita sobre la escena del Cervantes”. “Carnavalia” es la crónica, en apariencia, de una carroza en un carnaval, “el color de la fiesta, que recuerda / las luces de los cuadros de Matisse”, pero es también un poema subversivo en el que se invierten los valores: de un léxico doméstico y femenino (bobinas, dedal, metro, tules y puntadas) se pasa a la cita de scott mckenzie (en minúsculas) “If you´re going to San Francisco / be sure to wear some flowers in your hair” y a una celebración del triunfo de Dionisio. Las referencias culturales en el poema de Lindsay Kemp (Genet, Wilde, el esplendor de Flowers, Salome, The Fairy Queen, el horror vacui y la pasión y muerte de Madame Butterfly), las preguntas, el tono, los gestos y la confusión de colores hacen de este poema no solo el preferido del que esto escribe sino uno de los poemas más inteligentes y transgresores de la poesía española.
            El poeta “mira” la vida que le rodea y se encuentra con escenas cotidianas, casi vulgares y las transforma, ofreciéndonos una posible galería  imaginaria de arte urbano. Nos encontramos en este apartado con una  poesía de ciudad, poesía de flaneur, (que nos recuerda a Mariá Manent). Poesía donde la belleza es acción, donde el mar ocupa el sitio exacto, donde la luz cegadora –“estilete de plata”— ilumina la gruta.
           “Noche de San Juan” es otro de los poemas a destacar en el libro. La belleza vieja, la madura y la joven, tres etapas estéticas en la vida de un hombre, encuentran su lugar en la noche en tres mundos perfectamente conectados y alejados entre sí. En primer término aparece la noche conexa con el viejo que avanza muy despacio hacia la espuma (y que a uno le lleva al poema “En la plaza” de Aleixandre, al que FRN dedica un poema en el xxv aniversario de su muerte), en segundo plano, entre uno y otros, la luz de la luna deja ver al poeta que vuelve a la playa, después de presenciar la escena del anciano, no sabe si gozoso o amargo y al final unos jóvenes (“luna y bronce en la piel”) que saltan por encima del fuego y no se queman: vejez, poesía, juventud.
 Wallace Stevens, un poeta querido de FRN, dice: “el poema de la mente en el acto de encontrar lo que se necesita”. La gruta y la luz es un libro herméticamente abierto, claramente oscuro, doblemente valioso por lo que dice y por lo que calla.  Un libro en donde entramos en la boca de lobo de la gruta y salimos vestidos de hermosura.
     


NOCHE DE SAN JUAN

Es música y es grito
esta noche de junio en las hogueras.

 Son ya casi las doce y un anciano
Avanza muy despacio hacia la espuma.

Entre espaldas que brillan
a la luz de la luna y de las llamas,
llega al borde.
Solo moja sus pies y retrocede.

Mira a su alrededor
y, pudorosamente,
envía con la punta de sus dedos
un beso hacia las sombras de lo alto.

Después  --ya en retirada--,
avanza por la arena,
llega al aparcamiento, coge el coche
y se pierde en el trafico nocturno.

Yo me vuelvo a la playa
con una sensación
no sé si es de gozo o amargura.

Unos jóvenes saltan, sin descanso
--luna y bronce en la piel--,
por encima del fuego.