sábado, 7 de marzo de 2015

El fruto de mi voz.






       Gracias a mi amigo Antonio Gómez Yebra envíos como este hace que el invierno se calme, que el sol desempolve de nieve las ramas de los árboles y que mi invernado corazón sienta la llegada de la primavera, aunque la escarcha dificulte el camino. Un libro triplemente valioso: la poesía de María Victoria Atencia y la dedicatoria. Con un espléndido ensayo de González Iglesias El fruto de mi voz recoge la obra de MVA y celebra el XXIII Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana. 


 AL SUR

Al sur de algún país está mi casa
con disco de Bob Dylan y Purcell, y facturas,
y pudin de Yorskire, y libros esperándome
y voces que se cruzan por las habitaciones.
Pero la fría sangre del jazmín me atraviesa
cuando la tarde cae, y escribo, como ahora.
o callo en la terraza por los míos ausentes.
Un gran perro acosado ladra en el ascensor.