jueves, 17 de julio de 2014

La casa con una sombra dentro.



26
A mí, al menos, el aire me olía a incienso y la luz me parecía de domingo, no importa que fuese lunes. Un lunes especial: un lunes después del domingo de resurrección y, lo más importante, un lunes en que iban a quemar a Judas. Judas aparecía colgado  a un cable que cruzaba la calle y cuyas puntas estaban amarradas a dos balcones. Judas era un enorme muñeco lleno de paja vestido con una chaqueta vieja de mi padre, de  unos pantalones descoloridos del tendero, de una camisa amarilla del barbero, un sombrero del boticario y de unos zapatos cuarteados del zapatero que guardaba para esta ocasión.  Las mujeres encargadas de vestir a Judas le pintaban unos ojos grandes y expresivos, un bigote generoso y una nariz de cristo románico. Judas, tambaleándose en el aire tibio de una tarde abrileña, era un espantapájaros urbano que había nacido ya sentenciado a muerte sin pájaros que ahuyentar, sin cosecha que guardar. Era un muñeco algo fofo y uniforme que lo único que ahuyentaba era la mirada asustada de un niño  que le miraba con ojos asustados. Al atardecer, cuando los hombres regresaban de trabajar y la noche llegaba puntual a trabajar, la calle empezaba a animarse: los vecinos se asomaban en los balcones o bajaban a la calle. Alguien acercaba una llama a los pies de Judas y entre el griterío de la gente, los ladridos de los perros y el susto de un niño, el muñeco lleno de paja, con corazón de traidor y mirada torva empezaba a arder. Se iluminaba la noche de una luz arrebatada y la gente se separaba del hambrón que poco a poco se iba consumiendo. Al llegarle las llamas al pecho la paja se dispersaba como diminutas estrellas y la gente prorrumpían en gritos. Se llenaba el aire de  un aire espeso y la noche olía a goma quemada, a hoguera de pueblo, a carbones húmedos. Judas que había sido quemado por haber traicionado a Jesús – eso era lo que le decían al niño al preguntar el porqué de la quema-, se llevaba entre sus cenizas y pavesas el olor a primavera y la luz de domingo. Se llevaba también la inocencia. 

 Dedicado a Sagrario Fernandez-Prieto