jueves, 17 de abril de 2014

La casa con una sombra dentro.


 

 
14
La mitad de la vida compartida con otra vida. Media vida que son muchas vidas, muchas esperas en la claridad de la ventana y en la oscuridad de la alcoba, muchos silencios llenos de palabras, respiraciones con mayúsculas y minúsculas, puntos y comas, caricias con exclamaciones, olores en gris caligrafía, sueños reales llenos de rostros y nombres, ciudades nocturnas, lluviosas y otoñales con olor a uvas a y membrillos, olvidos redondos, maduros y punzantes, cuerpos amados en la cama redonda del alba llenos de polvo, ceniza y nada, cuerpos llenos de peso, la sangre conquistada, el amor crecido, luminoso de colonia y jabones, los ojos, tus ojos, los míos, los ojos de tus ojos abarrotados de palomas, de otros ojos y otros cuerpos de fuego, la noche, una noche, otra noche con noticias, ruidos, secretos y sirenas, un año y otro año y este año que parte la vida en dos, y la dobla guardándola en un pañuelo con iniciales que la oscuridad bordó y nadie entiende. La mitad de una vida compartida.