domingo, 27 de abril de 2014



                       
                      ORACIÓN
Eres el auditor que me controla,
indagador del aire que respiro,
la aguja de mi sangre, mi zafiro,
una bala de gracia en la pistola.

Eres el brazo seco de escayola,
caballo desbocado del que tiro,
eres la vara verde del suspiro,
cizaña, ortiga, cardo y amapola.

Atado a la columna de tu mando
crucificado vivo en la espesura
esperando alcanzar el paraíso.

De rodillas espero tu comando,
clava en mi soledad tu mano dura.
Amo eres, Señor, soy tu sumiso.